PROMESA CUMPLIDA

PROMESA CUMPLIDA
Le has concedido el deseo de su corazón y no le negaste la petición de sus labios. Salmo 21:2Cuarenta días después de que Jesús nació, sus padres lo llevaron al templo de Jerusalén para presentarlo delante de Dios, como lo ordenaba la ley que dio Moisés. 

En ese tiempo había un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho. El Espíritu Santo estaba sobre él y le había revelado que no iba a morir sin ver antes al Mesías que Dios les había prometido.

Ese día, el Espíritu Santo le ordenó a Simeón que fuera al templo. Cuando los padres de Jesús entraron con el niño, el lo tomó en sus brazos y alabó a Dios diciendo:

-Ahora, Dios mío, puedes dejarme morir en paz ¡Ya cumpliste tu promesa! Con mis propios ojos he visto al Salvador, a quien tú enviaste y al que todos los pueblos verán. Él será una luz que alumbrará a todas las naciones y será la honra de tu pueblo Israel.

Mensajes Cristianos

José y María quedaron maravillados por las cosas que Simeón decía del niño. El los bendijo y dijo a María:

-Dios envió a este niño para que muchos en Israel se salven y para que otros sean castigados. Él será una señal de advertencia y muchos estarán en su contra. Así se sabrá lo que en verdad piensa cada uno.

Posiblemente al igual que Simeón, el Espíritu Santo confirmó en tu corazón que cumpliría algo en tu vida pero como hasta el momento no se hizo realidad, dudas que se pueda cumplir. No permitas que ningún pensamiento ni sentimiento haga que tu fe y confianza en Dios se debiliten, porque El nunca te falló ni lo hará.

Si todavía no recibiste lo que más anhela tu corazón, te animo a no perder la esperanza porque Dios en su tiempo y conforme a sus planes te lo dará. Solo debes mantenerte firme, doblar tus rodillas cada vez que te sientes débil y triste, y buscar a Dios cada mañana para que recibas de Él las fuerzas y la paz que necesitas hasta que ese deseo se cumpla. ¡Bendito seas, Dios mío, por atender a mis ruegos! Tú eres mi fuerza; me proteges como un escudo. En ti confío de corazón, pues de ti recibo ayuda. El corazón se me llena de alegría, por eso te alabo en mis cantos. Salmos 28:6-7 Lo que Dios espera de ti, es que deposites toda tu confianza en Él.